Selección de restaurantes de Barcelona

EDU VIALE
23 de abril de 2015
I
Mitja Galta

Restaurante Mitja Galta. Este pequeño restaurante situado entre Barcelona y L'Hospitalet ofrece platos bien trabajados a precios populares.


La dignificación del menú del día

Abierto a mediados del 2014, el restaurante Mitja Galta ha suscitado cierta atención mediática y ha llamado la atención de los gourmets metropolitanos (está situado justo en la frontera entre Barcelona y L’Hospitalet). Pero no debería ser así; un restaurante de barrio especializado en la elaboración de un menú diario de calidad, con un buen servicio de proximidad y a un precio más que razonable (11,50 euros) no tendría que ser noticia. Más bien debería ser la norma habitual, y que no lo sea indica que las cosas no se han hecho del todo bien en la primera línea del frente gastronómico, es decir, aquella cuyo objetivo tendría que ser simplemente dar bien de comer a aquellos que, normalmente por motivos laborales, tienen que comer fuera de casa.

Pero en una Barcelona en la que el talento culinario se ha enfocado primero a la alta cocina y, posteriormente, al restaurante de corte bistronómico, el menú del día se ha dejado muchas veces de lado. Todo el mundo –con o sin inquietudes gastronómicas– ha comido  muchísimas veces de menú (pongamos de menos de 12 euros), con resultados dispares. A veces, uno se encuentra con un bar o restaurante familiar que ofrece buenos platos caseros gracias a la habilidad del cocinero y a la buena voluntad de los propietarios. Sin embargo, lo habitual es encontrarse con comidas que pasan sin pena ni gloria, con creatividad nula y más pensadas para salir rentables que para aportar alguna alegría culinaria. También hay otros que pasan de la mediocridad al delito puro y duro.

Por eso, un restaurante como el Mitja Galta tiene tanto mérito. Después de varios años en la cocina del Manairó, Manel López se alía con parte de su familia para poner en marcha un restaurante en el que plasmar su visión culinaria desde la más absoluta modestia y ausencia de ego, cosa que los psicólogos seguro que dicen que es fruto de una buena confianza en sí mismo. No opta por renovaciones, innovaciones, fusiones o medias raciones creativas (que es del todo legítimo), sino por dignificar el menú del mediodía, que el pobre había recibido golpes por todos los lados. Y el lleno habitual justifica la decisión.

Atención, no obstante, porque el menú cambia semanalmente, por lo que quien quiera repetir de forma consecutiva deberá combinar bien los cuatro primeros y los tres segundos disponibles, que se complementan con un arroz cada jueves. Personalmente, lo que más valoro de la propuesta del Mitja Galta, a parte de la calidad del producto y la buena ejecución, es el planteamiento del plato en sí, que parte de recetas populares para aportar un toque original, y todo ello con la limitación presupuestaria.

El plato de pasta estaba condimentado con salsa cardinale (el tomate se mezcla con nata) y salchicha, no con la típica boloñesa. La ensalada no era simplemente verde, sino que estaba compuesta por fresas, setas y parmesano, mientras que el plato de cuchara consistía en unos potentes garbanzos con acelgas, frutos secos y huevo duro. Lo mismo en el caso de los segundos: un entrecot (que no bistec) acompañado por un curioso trinxat de espárragos verdes, un muslo de pollo a la putanesca o un guiso de calamares con guisantes y picada.

Las raciones no son abundantes, pero al mediodía tampoco interesa ponerse hasta arriba. Además, el postre entra en el menú, y no era un simple yogur del súper, sino una crema de galleta maría, un pastel Lamington (de origen australiano) o de manzana con toffee de cardamomos. También tienen una carta de platillos (con la mitja galta de ternera al frente), especialmente pensados para algunas noches en las que han decidido abrir. Este restaurante fronterizo entre Sants y Santa Eulàlia no tendría que ser noticia, no, porque tendría que haber uno, dos o tres Mitja Galta en cada barrio de Barcelona y del resto del área metropolitana. 

RESTAURANTE MITJA GALTA
c. Constitució, 181 - Zona Sants - Barcelona
Teléfono: 932 505 844
Precio orientativo Carta 25 € - Menú de mediodía 11,50 €
+1 Me gusta Twittear Enviar Imprimir
Comentarios 0
Comentarios (Máximo 700 caracteres)
Buscar en el Blog
Categorías
Archivo del Blog