Selección de restaurantes de Barcelona

EDU VIALE
10 de marzo de 2015
I
Floreta

Restaurante Floreta. Xavier Jovells retoma los platos populares y los renueva a partir de un producto de calidad y una visión más contemporánea


Cocina de barrio renovada

Vivimos en Barcelona una época gastronómica muy dada a los neologismos. Desde bistronómic hasta gastrobar, pasando por las neotabernas o los espacios multirestauración. Aunque últimamente hay un epígrafe que suena más que otros, y es el de la nueva cocina de barrio. A veces, estas definiciones pueden sonar algo artificiales, como si se intentara etiquetar lo que ya está etiquetado. O como si el que las emplea intentara darse ciertos aires de modernidad. Puede ser, aunque hay que reconocer que un restaurante como el Floreta encaja perfectamente con este concepto de neococina de barrio, o como se le quiera llamar.

En primer lugar, porque su ADN es 100% Poblenou, ya que su chef-propietario es Xavier Jovells, de la saga de Can Pineda y Els Tres Porquets. También porque su propuesta gastronómica bucea en los platos populares de toda la vida, en la memoria colectiva de las clases trabajadoras, y le aplica un aire renovador basado en el producto de máxima calidad y en una visión contemporánea. El local, donde caben unas 10 mesas, responde por tamaño al típico restaurante de cocina de mercado, si bien la decoración y el menaje le aportan un plus de categoría.

La carta (presentada en un iPad) se basa en medias raciones, lo que permite abarcar bien la cocina de Jovells. En esta ocasión, la alineación estuvo compuesta por una coca de vidre con pan con tomate (muy buena, pero un poco escasa), una ensalada de tomates raff (de esos que saben realmente a tomate) y bonito y unos boquerones fritos que no estaban en la carta, pero que venían frescos del mercado. Hasta aquí, todo más que correcto, fruto de la buena materia prima, pero sin grandes momentos.

Los segundos, también para compartir, ya ofrecieron algo más de intensidad emocional. Sobre todo el pulpo a feira sobre una lecho de trinxat de Cerdanya. Una fusión galego-catalana que, para mi gusto, superaba el concepto original, seguramente por ese toque de proximidad y porque el lecho de patatas ya cansa un poco. En el apartado de pescados, queda pendiente para otro día la ventresca al fuego con caviar de trucha y ‘calçots’ o el bogavante con jugo de gambas, enoki y arroz inflado. Eso sí, con el correspondiente incremento del presupuesto. La parte carnívora quedó reservada a un cochinillo con salsa de almendras y oporto (como si fuera un meloso), aunque tampoco hubiera estado mal el ‘cap i pota’ o las albóndigas con setas.

Y es de agradecer que los chefs reserven también parte de su talento para los postres que, esta vez, superaron incluso por concepto y resultado a los platos salados. Una tarta tatin propia, coronada por un helado de crema inglesa de palomitas, y un babá (bizcocho borracho) al ron con mojito reconstruido de coco y helado de lima. Buen producto, buenos platos, buena atención. La cuestión a resolver es si se trata de un restaurante que merezca desplazarse expresamente hasta allí o más bien es una muy buena opción para los vecinos de la zona o para la gente que está de paso por Poblenou. 

 

RESTAURANTE FLORETA
c. Marià Aguiló, 50 - Zona Poblenou - Barcelona
Teléfono: 930 009 837
Precio orientativo Carta 35-40 €
+1 Me gusta Twittear Enviar Imprimir
Comentarios 0
Comentarios (Máximo 700 caracteres)
Buscar en el Blog
Categorías
Archivo del Blog